(00 33) 2 98 39 62 25
Fax (con cita previa) :
(00 33) 9 50 04 32 70
Contacto dirección social : 5 Hent Meneyer, 29 950 Gouesnac'h, France.
dirección postal : 2 impasse de Kervégant, 29 350 Moëlan sur mer, France.

Los departamentos de la Bretaña, segunda parte: Finistère & Morbihan

La costa occidental y meridional de la Bretaña, desde el Canal de la Mancha hasta el Atlántico.



SaintThomasTV / Chaine Vimeo



Finistère

Finistère es el departamento más típicamente bretón de todos. Su nombre proviene de “finis terrae”, que significa final de la tierra, y en bretón también se le llama “Penn ar Bed”, con un significado parecido. La parte norte y la parte sur son muy distintas, y, aparte de Córcega, es el departamento francés con más quilómetros de costa. Con el Canal de la Mancha en el norte y el Atlántico en el oeste, este departamento tiene lugares de belleza excepcional como La Pointe du Raz, la península de Crozon y la bahía de Audierne entre otros. Y, naturalmente, también hay las islas de Batz, el archipiélago de Molène, Ouessant, Sein y el archipiélago de Glénan.

También tiene un gran patrimonio histórico, del período del Neolítico y también de la Era Cristiana, con numerosas abadías, iglesias y capillas, que a menudo se encuentran en zonas amuralladas, con fuentes….todas las zonas tienen una gran variedad de lugares de interés.

Y también hay las ciudades…Quimper es la capital administrativa. En el centro se puede visitar la parte medieval y una bonita catedral. El puerto de Brest, el más importante de Finistère, fue destruido durante la segunda guerra mundial y luego completamente reconstruido, como pasó con Lorient. Brest, en la desembocadura del río Elorn, tiene una bahía de150k m² y es un paraíso para la vela.

Viajando de norte a sur, primero se llega a la costa de Trégor y la de León. Ya más al oeste están  las marismas de los Abers.

La zona de Trégor empieza en Locquirec y la bahía de Morlaix en Finistère, antes de llegar a Carantec, un bonito pueblo de la costa. Cerca de Carantec, en el centro de una gran zona agrícola, se hallan St-Pol-de-León y Roscoff, la antigua ciudad corsaria. Una región rica, con muchos castillos testimonios de esta riqueza también del pasado.

La región de Aber se extiende desde la bahía de Goulven en el norte hasta el cabo de St Mathieu en el mar de Iroise en el oeste. La parte norte es conocida como “país pagano”, por los antiguos piratas, que saqueaban barcos y los obligaban a pasar por estas peligrosas costas. De hecho, los faros más famosos de la Bretaña- o incluso de Europa- se encuentran aquí. Esta es la zona del continente donde hay más faros y una de las que tiene más tráfico marino del mundo (la zona está protegida por 17 faros en la costa y otros 13 en el mar).

En el interior, se pueden visitar los “Enclos Paroissiaux” (iglesias parroquiales) y los montes de Arrée. En este blog encontrará más información de esta zona de la Bretaña, de la península de Crozon, del Menez Hom, el punto más alto de la Bretaña y también de la Montagnes Noires (las montañas negras).

Siguiendo nuestro viaje hacia el sur y después de la bahía de Douarnenez, el cabo Sizun y la Pointe du Raz, llegaremos al Pays Bigouden. Este empieza en Plozévet, pero los pueblos más importantes son Pont-L'Abbé, Loctudy, Le Guilvinec, y también Penmarc’h en el extremo sur de la Bretaña, con el famoso faro de Eckmühl, de cien años de antigüedad. Es una zona pesquera importante, con muchos puertos pintorescos y una fuerte identidad, típica de la región.

No muy lejos, en las orillas del Odet, encontramos Quimper, la capital administrativa del departamento, y también la capital histórica de la región de Cornouaille. Su centro medieval es testigo de esta historia, con  casas de muros entramados de madera, la catedral y calles adoquinadas..

La costa y las playas están en La Forêt Fouesnant, y en Fouesnant, también famosas por la producción de sidra. Al otro lado del Odet, considerado el río más bonito de Francia, y frente a Sainte Marine, hay la famosa zona turística de Bénodet.

También se puede hacer una excursión en barco para descubrir el archipiélago de Glénan. La compañía Vedettes de l’Odet ofrece estas excursiones, y encontrará información en la sección de nuestros colaboradores. Hemos escrito un artículo sobre las islas de Glénan, donde hablamos sobre estas islas que le recordarán el Caribe por su arena blanca y aguas turquesas

Y finalmente, llegamos al sur del departamento, a la ciudad amurallada de Concarneau y sus tres puertos: el pesquero, el deportivo y el comercial. Después llegaremos a la zona de Aven, donde destacan Pont-Aven, ciudad de pintores, y la zona alrededor de Quimperlé y las Rias, Moëlan sur mer, Le Pouldu, Vlohars-Carnoët y su bosque. También encontrará artículos específicos sobre estos pueblos en nuestro blog.



Morbihan

Este departamento del sur de la Bretaña recibe el nombre del golfo que lo rodea. El nombre francés de Morbihan proviene de “pequeño mar” en bretón. Es una tierra misteriosa, un paraíso para las aves migratorias que se paran aquí, con arroyos que cruzan los páramos hasta desembocar en el océano. Por ejemplo, la ria Etel o el estuario Vilaine, donde se mezclan el agua dulce y la salada, dando vida a una gran diversidad  de flora y fauna.

Luego llegamos a Carnac, Locmariaquer y Erdeven, y sus famosas hileras de menhires, dólmenes y pasajes cubiertos. Entre todos estos pueblos hay más de 5.000 monumentos megalíticos- más que en cualquier otra parte del mundo- y continúan estando intactos después de 8.000 años! Hay también algunos túmulos espectaculares, como los del Petit Mont y de Gavrinis.

El mar está siempre presente, y los regatistas profesionales y los aficionados encontrarán el lugar perfecto en Arzon y Sarzeau, La Trinité sur Mer. A menudo se pueden ver grandes veleros en el puerto preparándose para competiciones y grandes  regatas.

El golfo de Morbihan cubre 10.000 hectáreas, y está lleno de pequeñas islas e islotes que ofrecen condiciones inmejorables para la práctica de la vela puesto que hay pocas corrientes y un viento constante. Tiene una profundidad de entre 6 y 20 metros y está bien protegido de las tormentas. Es también un paraíso para las aves, especialmente las migratorias, con más de 150.000 pájaros. Quizás esto explique por qué tantos marineros se han establecido aquí.

La bonita ciudad de Lorient rinde homenaje a uno de los marineros probablemente más venerado, con el museo de la vela “La Cité de la Voile Eric Tabarly”. Y justo al lado, se puede visitar el museo submarino, también de gran interés.

Lorient, junto con Port Louis y su ciudadela al otro lado del puerto, es un claro testimonio de un rico pasado, desde los tiempos coloniales de la Compañía Francesa de las Indias Orientales hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando los aliados quisieron destruir la base submarina alemana del Atlántico. Sin embargo, al final, este fue el único edificio que sobrevivió a los bombardeos! Después de su destrucción, fue posteriormente reconstruida  en la posguerra, y ahora Lorient es una ciudad moderna, interesante y con muchas tiendas. Cada año en verano se celebra el famoso Festival Intercéltico, que reúne a todos los pueblos Celtas y  hace que en el centro de la Bretaña se oigan  las gaitas y el “biniou”, su variante bretona.

En Lorient, se puede embarcar para visitar la Isla de Groix, pero tendrá que salir desde Quimberon si quiere visitar la Belle-Île, que significa la Isla Bonita, un nombre totalmente adecuado para este lugar. La península de Quiberon y su costa rocosa son lugares de gran belleza natural, donde el océano y sus cambios de luz ofrecen un gran espectáculo. También vale la pena visitar las pequeñas islas de Houat y de  Hoëdic, más tranquilas que las otras.

La zona del campo de Morbihan es muy bonita, con ríos como el Blavet, el Scorff y el Laïta, que hace de frontera con Finistère. Hay también mansiones y castillos, como el castillo de Suscinio en la península de Rhuys, que fue la residencia de caza de los  duques de Bretaña. También puede visitar los pueblos de Poul-Fetan y el de Melrand, este último también conocido como “el pueblo del año 1.000”. Estos pueblos son como museos vivientes, donde los visitantes pueden conocer la vida de nuestros antepasados, desde la Edad Media hasta  1.800 y principios del 1.900. Además, también hay parques temáticos, como el Parc Tropical de Saint-Jacut-Les-Pins, y el Parc de Préhistoire de Bretagne en Malansac.

Y para terminar, el centro de la Bretaña: Rohan, Pontivy y su Castillo, y Josselin con su gran Castillo junto al río. No lejos de aquí encontrará el bosque de Brocéliande, el río Vilaine y el Oust, donde según la leyenda vivió el Rey Arturo, el hada Viviane y Morgane, hermana de Arturo, que capturó a Lancelot, y también es la tierra de Merlín, el gran poeta y hechicero de Armorique. También vale la pena descubrir la gran red de canales y los pueblos floridos de  Rochefort en Terre y Hennebont. Volviendo hacia la costa, encontrará los pueblos de Auray y de Sainte Anne d’Auray, que recibieron la visita del Papa hace algunos años.

Y luego, naturalmente, llegará a Vannes, la capital administrativa del departamento. Una bonita ciudad medieval, con calles adoquinadas y casas de entramado de madera, la catedral, y un puerto deportivo en el centro de la ciudad rodeado de bares y terrazas. En la ciudad también hay museos y bonitas boutiques.

Encontrará todos los lugares mencionados en este artículo en la sección de nuestra web de  “Fotos e información de la zona”, con descripciones detalladas, fotos y vídeos.

Bienvenido a la Bretaña!

Philippe.